Balance lector del 2022 (parte 1).

Buenos días, felices vacaciones quien las tenga y ánimo al resto. Ocurre una cosa y es que me gusta escribir, como quizás os hayáis dado ya cuenta. Por eso mismo creé este blog, con intención de volcar en él todo aquello que no tuviera cabida en otro sitio, como una especie de cajón de sastre de todo lo que se me pudiera escribir y que creyera merecedor de ser dejado por escrito. Empecé con las reseñas, luego se fueron sumando mis propios relatos y por último añadí entradas con reflexiones y pensamientos bastante aleatorios.

Pudiera parecer un batiburrillo muy extraño y discordante pero no hace falta fijarse para encontrar un nexo que une todo lo anterior y ese es la pasión por las historias, algo que siempre espero que se deje entrever de una forma u otra en cada texto que queda subido en esta web. La cuestión es que en un mundo ideal escribiría continuamente aquí, pero vivimos en la realidad, con todo lo que ello implica. Trabajo, obligaciones varias, cansancio y otros intereses y proyectos luchan por el tiempo que tengo disponible, con lo que no siempre puedo nutrir el blog con tantas entradas como quisiera. Y cuando lo hago, he de elegir si hacer alguna reseña o si en cambio opto por otro tipo de entrada.

Claro, esto produce que al final se me queden muchos títulos por reseñar de los cuales quisiera comentar algún aspecto. Y es por ello que he decidido que cada cierto tiempo intentaré hacer un pequeño balance lector con pequeñas reseñas de aquellas obras a las que no les haya dedicado expresamente una entrada pero de las que aun así tenga algo que decir. Así pues, empecemos:

Todas las canciones que nos contamos a solas: Este brevísimo libro tiene el honor de ser el único poemario que hay en nuestra casa, pero ¡vaya si valió la pena su compra! A pesar de tener una extensión de solo unas cincuenta páginas, y por tanto no durarme más que un viaje y medio de autobús, no hizo falta más para hacerme sentir alegría, hacerme reír y también que soltara alguna lagrimilla. Todo esto mediante una interesante propuesta en la que cada poema es una respuesta a una canción, de la cual por cierto tenéis la lista completa aquí.

El corazón de las tinieblas: Es uno de esos libros de los que todo el mundo ha oído hablar y llevaba en mis lista mucho tiempo. Puesto que en la Fira del Llibre de València lo vi a buen precio, me hice con él, pero la verdad sea dicha me resultó una lectura muy sufrida. A priori se trata de una crítica al colonialismo que sufrieron (y sufren) el continente africano y sus gentes, pero el problema no lo encontré en su temática, si no en el modo en que se aborda, pues los nativos nunca son definidos más allá de una caricatura, no puede decirse que ninguno de ellos sea un personaje, si no más bien objetos, elementos de fondo. Los hombres blancos que aparecen en la historia, auténticos protagonistas de todo esto, también son retratados como poco más que monstruos, sí, pero en su caso se deja claro que es por verse afectados por el salvajismo de aquel paraje, de una locura insidiosa que se apodera de ellos como una enfermedad. Claro está, los nativos, como gente que siempre ha vivido en dicho ambiente, solo tendrían según esta lógica, una oportunidad de redención si se les civiliza. Y no digo más que me enfado.

Alba (Xenogénesis 1): Fue en la misma feria donde encontré este volumen, el cual me cautivó por su espectacular portada. Se trata de la primera parte de una trilogía (aunque se puede disfrutar perfectamente de este primer volumen de forma aislada) que trata sobre las vivencias de Lilith Iyapo tras haber sobrevivido al fin del mundo, siendo rescatada por unos extraños seres alienígenas de intenciones todavía más crípticas. No esperéis una historia trepidante, pero sí una interesante descripción de lo que podría ser una especie extraterrestre, su biología, cultura, mentalidad y modo de vida, todo ello descrito a través de las experiencias de Lilith, a quien no le quedará otra que aprender si quiere entender que es lo que estos seres pretenden.

Viuda de hierro: A este le tenía ganas desde hace tiempo y he de decir que ha cumplido con lo que esperaba de él. Podemos calificarla como novela de ficción juvenil, en el sentido en que la misma premisa es poco más que un collage de ideas que claramente le gustan a la persona que lo ha escrito, pero el caso es que logra casi todo lo que se propone (a mi parecer cojea un poco en el desarrollo de los personajes) y creo que si lo hubiera pillado en mi adolescencia lo habría convertido en uno de esos títulos que pasan a formar parte de la personalidad de uno durante años.

¿Qué podemos encontrar en esta historia? Una sociedad distópica inspirada en la historia china antigua y en la mitología de esta misma cultura, un mundo que solo puede enfrentar el peligro que lo atenaza mediante el uso de gigantescos robots con formas animales que funcionan mediante la energía espiritual de sus pilotos, triángulos amorosos (de los de verdad, con una relación a tres y no de dos personas peleándose por una tercera) y una protagonista cuya principal motivación es que está tan harta de todo que piensa quemar el misógino mundo que la rodea hasta que no queden de este más que ruinas. Recomendado si os llama la atención todo lo dicho, aunque aviso que es la primera parte de una historia más larga, esperándose que se publique en inglés el segundo volumen a principios del año próximo.

Calavera Lunar Especial 25è aniversari: Cuando hace años aún leía la revista El Jueves, uno de los autores que más gracia me hacían era sin duda Albert Monteys, con un humor inocentón cuando hace falta y muy bestia y crítico cuando es necesario. Conocí su obra más allá del simple humor con ¡Universo!, pero desconocía Calavera Lunar y eso que sus orígenes se remontan hasta los mismísimos inicios de Monteys en esto del cómic. Las aventuras de este héroe espacial son difíciles de definir, pero si alguna vez habéis leído algo del autor o si os gusta el humor absurdo y delirante, esta parodia de los cómics pulp quizás os interese y si es el caso este recopilatorio con todo lo publicado de Calavera es una oportunidad inmejorable para leerlo.


Trophy dark: Los juegos de rol son una afición que tengo abandonadísima por diversos motivos, pero si hay un libro cuyo concepto me haya llamado tanto la atención que tenga de nuevo ganas de lanzar dados es el que presente este libro. Trophy dark presenta un sistema simple (el 90% del libro son aventuras y el resto queda repartido entre tablas de referencia y el sistema en sí), pero centrado en crear las condiciones óptimas para que los jugadores, guiados por el narrador, disfruten de la experiencia. Las aventuras están pensadas para jugarlas en una sola sesión y esto es así porque al contrario que otros juegos de rol, Trophy deja pronto claras sus intenciones y estas no son agradables: Los jugadores encarnan a un grupo de aventureros, pero estos no son más que mortales envilecidos por sus ambiciones, su codicia y, seguramente, sus traumas, siendo por estos motivos que se adentran en algún lugar (normalmente un bosque ancestral, aunque no siempre) maldito, donde les aguardan peligros que les superan por mucho y ante los cuales saben que tienen apenas ninguna posibilidad de sobrevivir. Y esto no se dice por decir, como sí sucede en otros juegos de rol, ya que estos personajes tienen todas las papeletas para ir a fracasar, sea pereciendo o con su mente quebrada a tal punto que para el caso será lo mismo.

El libro incluye 23 historias y todas ellas se dividen en cinco escenas, a través de las cuales los personajes se van adentrando allí donde nunca deberían haber entrado, descubriendo cada vez horrores más extraños y perturbadores, así como irán desarrollando la historia personal de cada cual de modo que, aunque quizás comenzaran como colaboradores, compañeros o amigos, lo más probable es que acaben traicionándose entre sí, temerosos de que sean los demás quienes lo vayan a hacer antes.

Obviamente no es un juego para todo el mundo, no se trata de esa clase de historias en las que te encariñas con tu personaje, pero creo que si todo el mundo sabe a lo que va y le interesa esta idea, puede dar lugar a partidas memorables, de estas sobre las que el grupo seguirá hablando mucho tiempo después.

Your Body is Not Your Body: Y para terminar, mi lectura más reciente. Esta antología de relatos de horror ha logrado lo que pocos libros han tenido el mérito de hacer y es que me lea algo en inglés sin cansarme ni tener que intercalar por en medio lecturas menos farragosas. Este volumen, publicado por Tenebrous Press, no es solo un recopilatorio de historias cortas de horror muy originales todas ellas, sino que además es un declaración de intenciones. Casi treinta personas han juntado aquí sus textos para donar lo recaudado al Proyecto Trevor, organización que tiene la función de prestar apoyo en crisis a jóvenes del colectivo LGBTQ, concretamente intentar combatir en la medida de lo posible el acoso al que el gobierno de Texas ha estado sometiendo a las personas trans.

Condiciones extremas demandan respuestas extremas, dicen desde la editorial. Estoy de acuerdo y por eso lo adquirí, pero además tras haberlo terminado no puedo sino recomendarlo a toda persona que esté interesada en las historias cortas de ficción y terror. Además mirad que pedazo de portada.

Y hasta aquí el resumen. Obviamente no lo he mencionado todo pero sí lo que he considerado más relevante, además de haber buscado generar una lista variada que tocara todos los palos, que nunca viene mal. Con suerte a finales de año me acuerdo y hago otro, pero de aquí a entonces aún da tiempo a que aparezcan por aquí varias entradas de otro tipo. Como siempre, acepto sugerencias, tanto de títulos para reseñar como de temas a tratar.

Recordad, feu bondat e hidrataos, que falta hace con la que está cayendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.